Pueden aparecer al navegar por las diferentes páginas web, abrir un email o utilizar un pendrive u otro tipo de dispositivo de almacenamiento. Los virus pueden atacar nuestro ordenador. Se trata de programas maliciosos creados intencionadamente para causar daños de diferente índole a software e, incluso, a la información almacenada en ese ordenador.