La gamificación es una tendencia que, si bien resulta aún nueva para muchos sectores, plantea ya un gran reto en los departamentos de Recursos Humanos y Formación. Principalmente por su gran efectividad, se trata sin duda de una metodología que cada vez es más demandada en el mercado.

Analizando las razones de este éxito, nos encontramos con las características básicas de todo proceso educacional, con la ventaja de que la gamificación tiene la capacidad de acaparar la atención del alumno, mejorando su engagement de una forma completamente diferente a como lo haría cualquier otra proceso formativo.

Partiendo de esta premisa, aquí te dejamos las 10 claves que hacen de la gamificación un éxito seguro. Aprender jugando funciona.

10-ventajas-gamificacion

10 tips que convierten la Gamificación en un éxito

1. Aprendizaje sin resistencia

Debido a la concepción clásica de la formación por la cual se entiende que un proceso formativo ha de ser aburrido y tedioso para el alumno, éste crea una barrera mental que se traduce en un déficit de atención. Por el contrario, un alumno que se considera a sí mismo un participante o competidor tiene una actitud mucho más abierta ante la nueva información. El carácter lúdico de la formación mejora la atención.

2. Implicación en el proceso educativo

El alumno, en el papel de jugador, presenta una implicación mucho mayor al no ser un mero espectador y participar de forma activa en la competición. Sus decisiones le llevarán a uno u otro sitio y esa capacidad de influir en el proceso consigue acaparar la atención del jugador. Motivación.

3. Competitividad

Un juego que plantea retos frente a compañeros fomenta el afán de superación y la socialización dentro de un entorno de trabajo. La posibilidad de crear una comunidad en la que se establecen relaciones entre iguales y que están separadas del ambiente puramente laboral conseguirá acercar posiciones.

4. Compañerismo

De la misma forma que un juego puede generar dinámicas de competitividad, la interacción entre participantes de un juego se puede traducir en logros que propicien un espíritu colaborativo: si ayudas a tu compañero obtienes un premio.

5. Preparación al éxito y al fracaso

En un entorno laboral cada trabajador debe estar preparado para obtener logros y afrontar fracasos, tan importante es uno como otro. Una dinámica competitiva acostumbra al jugador a asumir sus éxitos y fracasos dentro del juego como una parte de la competición, algo que se traducirá en mejorar su actitud ante situaciones similares en un entorno real.

6. Mejora del autoestima y realización

Actualmente junto al desarrollo de la psicología laboral y la proliferación de equipos destinados a mejorar la situación emocional de los trabajadores en el entorno de trabajo, la gamificación puede conseguir un aumento de autoestima gracias a los éxitos alcanzados dentro de una competición.

7. Carácter adictivo del juego

La capacidad de crear adicción de todo juego bien planificado y diseñado conseguirá, no solo una actitud abierta ante la recepción de información, sino la necesidad del jugador de volver una y otra vez para seguir jugando. Alcanzarás la implicación del alumno.

8. Mejora de la agilidad mental y la toma de decisiones

Frente a tradicionales procesos formativos en los que prima la seguridad en la respuesta a una pregunta, la gamificación puede plantear dinámicas que fomenten otras partes importantes en la toma de decisiones como puede ser la agilidad. Un juego en el que se requiere velocidad puede estimular y mejorar la agilidad mental, algo que será tan importante como dar con la respuesta adecuada.

9. Entorno creativo

Un espacio de juego fomenta un entorno creativo en la toma de decisiones. No se trata únicamente de conseguir un objetivo sino de hacerlo de una forma particular con decisiones propias y resultados específicos para cada jugador. Por otro lado, desde el punto de vista gráfico y funcional, un espacio alejado de la formación clásica presenta un mundo mucho más abierto a la crear entornos con mayor impacto visual para el jugador, lo que se traducirá en una mayor capacidad de persuasión.

10. Identificación con el proyecto empresarial

La implicación de los empleados con todo proyecto empresarial es algo de vital importancia para el progreso de cualquier corporación, además de uno de los principales objetos de estudio en la psicología laboral. En este sentido, la gamificación, como elemento lúdico estrechamente relacionado con la empresa, conseguirá establecer una vinculación más cercana al espacio emocional entre institución y empleado, una identificación personal que propicia el acercamiento también en la cadena de mando.

Vistas todas estas ventajas, parece claro que la gamificación enfocada a la formación es la vuelta de tuerca definitiva que el e-learning necesitaba para conseguir sus objetivos de una forma más efectiva, optimizando recursos y el tiempo del alumno, además de alcanzar una mejor sinergia entre el empleado y la empresa que beneficiará a ambas partes, haciendo que el desempeño de cada función sea más exitosa y amena.