ConsumerLab TV & Media acaba de publicar un nuevo estudio muy interesante sobre el consumo de streaming en el mundo.

El 75% de los usuarios han visto alguna vez, un vídeo en streaming. Lo que convierte a esta herramienta de comunicación en una de las que más van en ascenso. Tanto es así, que son muchas las ventajas que puede tener tu marca si implementas este tipo de soluciones de vídeo para tu marca.

Nielsen también ha publicado un nuevo informe sobre la audiencia de vídeos. Total Audience, que es el nombre del estudio, ha demostrado que la reproducción de vídeos a través de streaming aumenta hasta un 60% cada mes.

En el lado opuesto, la televisión continúa cayendo. Disminuye hasta un 4% en un mismo período de tiempo. Lo cual, ha obligado a las marcas a seguir al consumidor hacia las nuevas tendencias en comunicación. Cada vez son más las marcas que se publicitan o que utilizan el vídeo en streaming para comunicarse.

Cada vez son más las empresas que directamente se centran en la producción en streaming. Este es el caso de Netflix. Su CEO lo tiene muy claro. Reed Hasting afirma que la popularidad de los medios de comunicación más tradicionales corre un gran riesgo.

Los millennials lo tienen muy claro. Son los que más vídeos online consumen, a través de plataformas como Netflix o YouTube.

Los estudios de vídeos en streaming

Los beneficios de la reproducción en streaming

Siguiendo este concepto, también existen diferentes investigaciones de Brandlive que revelan cuáles son los beneficios percibidos por la implementación del consumo de vídeos vía streaming. Los tres beneficios más importantes son:

Autenticidad. El 79% de las 208 marcas que han participado en el estudio, han afirmado que los vídeos en streaming les proporcionan una interacción mucho más auténtica con el consumidor.

Contenido. El 61% de estas marcas analizadas aseguran que aumenta el repertorio de contenidos para extraer las ventajas, aunque sea más adelante.

Retroalimentación. El 48% de estas marcas, afirman que han logrado aprender mucho sobre el intercambio de información en tiempo real por su audiencia.

El dato más relevante es el económico. Según datos de GlobalWebIndex, el vídeo en streaming es uno de los servicios online por los que más se paga actualmente. El 31% de los consumidores en Estados Unidos han optado por pagar por este servicio, por invertir en él.

Más allá de cualquier estudio, cuyos datos son más que reveladores, el streaming nos permite conectarnos con el mundo. Llegar a cualquier lugar, abaratando costes y permitiendo acercar a la gente es fundamental.