El otro día, en una reunión con un cliente, estuvimos debatiendo sobre el neuromarketing, sobre la importancia de dar buen rollo en el marketing.

Los aspectos psicológicos para satisfacer las necesidades de los clientes debería ser un objetivo fundamental de cualquier empresa. Está más que demostrado que la satisfacción del cliente, nos ayuda a lograr nuestros objetivos comerciales.

El happines Marketing, neuromarketing

Para poder lograr estos resultados, el happiness marketing debe ser un pilar fundamental. Ya que si nos centramos en lograr nuestro objetivo comercial de una forma tan fría, nos va a separar mucho de nuestros clientes, que son seres humanos. Así la estrategia no tendrá el impacto deseado.

Por ello, el happiness marketing o el marketing del buen rollo debe estar impregnado en nuestro día a día y en la personalidad de la marca.

Hedonometer o cómo medir la felicidad

El equipo de científicos de la Universidad de Vermont, junto a la firma Mitre, han desarrollado un tipo de instrumento para medir la felicidad. Este sistema permite evaluar el estado de ánimo social en tiempo real. 

El barómetro de la felicidad ya tiene nombre, se llama Hedonometer. Mide diferentes señales de felicidad en las ciudades de Estados Unidos, aunque actualmente están trabajando para que pueda aplicarse en muchos otros idiomas. 

De esta forma, el emotional marketing es esa disciplina que explora las posibilidades que pueden aportar fuerza a las emociones de una campa;a de marketing, de comunicación o incluso de publicidad online. El principal objetivo por el cual es utilizado es el de generar mayor penetración y eficacia en la comercialización de productos. 

El mundo del marketing vive siempre en un cambio constante. El consumidor continúa evolucionando y ganando terreno frente a las marcas.

Uno de los principales caminos para lograr que las marcas avancen en el mercado y entiendan mejor su posición actual frente al consumidor es hacer una radiografía del proceso que genera la estrategia de comunicación y entender qué oportunidades existen para su evolución.

Sin embargo, es una tarea que se hace con un exceso de información interna y pocos datos externos. Se involucra poco la experiencia del consumidor en la planeación estratégica. Es usual escuchar los mismos planteamientos para resolver problemas distintos, mientras los clientes no entregan una visión nueva será imposible crear caminos alternativos para sus productos.

Así que ya lo ves, el buen rollo inunda internet y nuestra marca puede tener un gran recorrido en este happiness marketing.